El blog de Deja Huella con H

Atrae la Suerte

Todos tenemos el poder de atraer la suerte hacia nosotros. ¡Si, es cierto!

Las supersticiones nos dan a veces la sensación de que podemos controlar la suerte ¡como si de una fuerza mística se tratase! Por eso la mayoría de la gente reconoce que es supersticiosa con alguna cosa. Pero yo no voy a hablar de patas de conejo, gatos negros o tréboles de cuatro hojas. Porque la ciencia ha comprobado en muchas ocasiones que estas cosas definitivamente no funcionan.

La suerte se atrae de otra manera. ¿Pero cómo? Pues de nuevo las investigaciones realizadas nos revelan respuestas muy certeras. Hay estudios que durante años han observado a personas con buena y mala suerte. ¡Agárrate! porque el factor fundamental de su fortuna es…. su comportamiento y sus pensamientos. Pero…. espera, espera un momento. ¿Esto cómo se come?

Resulta que en realidad la suerte nos encontrará a nosotros si la buscamos. ¿Cómo te has quedao?. Quiero decir que las acciones que ponemos en marcha cada día nos acercan o alejan de ella. Todas las situaciones de nuestra vida y los eventos casuales tienen una influencia en nuestro estado personal y la mayoría de las veces no nos damos cuenta.

Los estudios revelan que la gente con buena suerte está más abierta a descubrir nuevas cosas y a disfrutar de todo lo que pasa a su alrededor sin obsesionarse. De esta manera pueden tener una mente más clara para extraer y crear nuevas oportunidades de su entorno. Si siempre vamos con la misma gente, a los mismos sitios y haciendo las mismas cosas es fácil que se nos agoten las posibilidades ¿no? Lo mejor es provocar situaciones distintas para crear nuevas oportunidades y contemplar más posibilidades.

Una forma práctica y fundamental de buscar la suerte es cuidar nuestra red de contactos. La gente con suerte se mueve en círculos donde se tratan cosas que les interesan, asisten a foros donde se habla de estos temas, se asegura de que su red conoce su situación e intereses y están atentos a ver oportunidades incluso en cosas pequeñas. De esa forma es más fácil que la fortuna nos sonría para encontrar en cada instante aquello que necesitamos.

Las decisiones que tomamos marcan también de forma muy importante la suerte que tenemos. Saber ver y aprovechar las oportunidades y tomar acciones para conseguir aquello que deseamos nos ayudará a encontrarla. Porque con una visión general es más sencillo tomar buenas decisiones de forma intuitiva sin que el miedo nos paralice y así poder aprovechar las oportunidades.

Pero además, tener una visión optimista es también muy importante para sentirse afortunado. Saber ver las cosas buenas es darse cuenta de la suerte que ya tenemos. Incluso la forma de interpretar la realidad del día a día y valorar el presente afecta a la percepción de nuestra relación con ella. Las personas que sienten que tiene buena suerte están más preparadas para encajar los imprevistos de la vida. Por ejemplo, la gente con suerte si tiene un accidente grave y solo se rompe una pierna pensará en lo afortunada que es porque la cosa no ha sido más grave. La gente con mala suerte no parará de lamentarse por haber tenido un accidente.

Exteriorizarlo dando las gracias refuerza además nuestro convencimiento de que nosotros también tenemos suerte. Pero no solo eso, las personas que creen que les ocurrirán cosas buenas, de forma inconsciente se dirigen hacia ellas y además las recuerdan y las tienen más en cuenta. Con lo que consiguen mantener la suerte más tiempo.

Si incluyes todo esto en tu vida cotidiana de forma constante y te comportas como una persona con suerte te garantizo que mejoraras tu porvenir de forma increíble.

Deja huella en tu vida buscando y encontrando nuevas oportunidades para atraer la suerte y transformar tu vida.