El blog de Deja Huella con H

Yo «soy deportista»

¿Sabes? He estado toda mi vida peleado con los gimnasios.

De adolescente me apunté a uno para hacer pesas y duré 4 meses. A partir de ahí mi relación con el ejercicio ha sido intermitente, por rachas, pero nunca he estado lo suficientemente «implicado» para encontrarme a gusto con mi estado físico.

El caso es que con el nivel de ejercicio que hacía nunca he podido considerarme una persona deportista. O por lo menos durante mucho tiempo. Nunca he podido responder con seguridad «SI» al médico que te pregunta en los reconocimientos anuales del trabajo: ¿haces deporte habitualmente?

Más tarde, con la llegada de mi primer hijo, llegaron los problemas de espalda y el estrés en el trabajo. Una discopatía me obligó si o si a volver al gimnasio para cuidarme un poquito para poder cuidar (coger) a mi peque. Volví al gimnasio a clases del tipo pilates y yoga y me encantó. Además tenían servicio de guarde en el gimnasio así que mi mujer y yo podíamos incluso compartir un tiempo juntos.

Con la llegada de mi segundo hijo los problemas de espalda se agudizaron. Consulté con un traumatólogo especialista en columna y tras unas pruebas me dijo algo que me sorprendió: «Tu columna no está tan mal para los dolores que tienes. Añade un ejercicio más aeróbico porque te vendría mejor para relajarte y relajar tu musculatura».

Ahora hago unas clases en internet que me encantan. Pero con un ejercicio más activo y aeróbico. Me motivan, me hacen sudar mucho, me fortalecen, me dan energía. ¡¡¡Y en casa!!! ¿Te lo puedes creer? ¡Lo había intentado muchas veces antes pero nunca pensé que podría conseguir hacerlo en casa!.

Bueno, ahora no tengo problemas en responder «SI» si algún médico me pregunta si hago habitualmente deporte.

Y es que para conseguirlo son necesarios varias cosas, no vale solo con una sola: 

  • Una motivación. Encontrarse bien, corregir dolencias, perder peso….
  • Encontrar lo que te divierta y te funcione.
  • Eliminar las barreras que te empujan a procrastinar.
  • Enfrentarse al hábito del ejercicio sintiéndote «deportista» desde el primer momento.

Y es que desde el principio hay que hacer lo que hacen los deportistas. Es decir, que el resto de nuestros hábitos tienen que estar alineados con el ejercicio. Esto te ayudará y te motivará ¡no sabes cómo!

No quiero decir que hay que tener una dieta estricta y cosas de esas. ¡No somos deportistas de élite! Me refiero a:

  • Que comas regularmente sin excesos. 
  • Siendo consciente de lo que haces y lo que consumes. 
  • Disfrutar de paseos y actividades lúdicas activas y abordarlos como oportunidades de ejercicio consciente. 
  • Leer y consumir información sobre ejercicio y vida saludable. 
  • Comentarlo con amigos…

Complementariamente hay muchos trucos que se pueden usar para mantener ese hábito.

Pero claro, es difícil encontrar tiempo y ganas para ponerse a ello.

Si necesitas yo soy especialista en crear hábitos tan difíciles como estos. Puedes ir viendo más información que voy publicando sobre hábitos en mis redes sociales y en mi web.

Y recuerda, deja huella en tu vida sintiéndote un deportista para conseguir tu objetivo pendiente de hacer ejercicio.

Los 5 errores que te impiden hacer ejercicio regularmente.